Camí de Sa Pujada

También conocido como Camino Romano, era el acceso a La Mola para los primeros habitantes de Formentera tras la repoblación del siglo XVII
Un paseo que ofrece al viajero unas vistas panorámicas espectaculares de la isla.

«Camí de Sa Pujada, Formentera a tus pies»

 
 
 
 
 
 
Equipamiento :
Visita Exterior
Acceso interior
Atractivo fotográfico
Baños públicos
Punto información
Ubicación :

Camí de Sa Pujada, Formentera

✅ Durante siglos el principal camino que unía La Mola y Es Caló.
✅ Construido por los frailes agustinos en el siglo XIII también es conocido como Camino Romano
✅ Ofrece unas vistas panorámicas espectaculares de Formentera durante su recorrido.

Leer Mas

¿Cómo llegar al Camí de Sa Pujada?

Como todo camino, el Camí de Sa Pujada, también conocido como Camino Romano, tiene un inicio y un final de trayecto.
Desde aquí haremos referencia a la parte baja como el inicio, y a la parte de mayor altitud como a su extremo final, a pesar de que lo puedes caminar en cualquiera de las dos direcciones.
El camino en si fue concebido para unir el puerto de Es Caló de Sant Agustí con La Mola, pero actualmente se considera que el camino como tal, comienza en el tramo empedrado del mismo.
En el kilómetro 13.2 hay un camino de tierra que, pegado al Hotel Entre Pinos, se dirige hacia el interior del bosque.
Una vez alcanzado el final de este tramon, una placa del Consell Insular, hace referencia al inicio del Camí de Sa Pujada.

Historia

Los monjes agustinos fundaron un monasterio en La Mola, allá por el siglo XIII y fueron esos los que inicialmente abrieron el camino que les permitiría un acceso al mar y al principal puerto de la isla, por aquel entonces, Es Caló de Sant Agustí, que como ves también hace mención a la orden eclesiástica que representaban.
A mediados del siglo XVIII el Camí de Sa Pujada mejoró sustancialmente al ser empedrado simulando las calzadas romanas,y utilizando para ello la mano de obra de esclavos o presos condenados a trabajos forzados.
Probablemente dicho empedrado fue la consecuencia de que el Camí de Sa Pujada empezase a recibir también el nombre de Camino Romano pero en cualquier caso, ni es su nombre ni data de aquella época.

Aun a día de hoy, convivimos con gente mayor de La Mola con la que entablar conversaciones donde el Camí de Sa Pujada era su única vía de acceso a Es Caló.
Gente como María des Moliner, en el Molí Vell de La Mola, que tiene miles de anécdotas que contar de aquella antigua Formentera.

Camí de Sa Pujada: Dificultad

El camino en si no entraña ninguna dificultad y tam solo es recomendable ir con un calzado adecuado, apto para pisar con comodidad y seguridad sobre el empedrado irregular que lo forma.
La pendiente del camino, en algún momento puntual, puede ser un poco mas pronunciada pero no debería ser un problema ni para niños y ni para adultos.
Es recomendable llevar agua contigo, especialmente si se pretende visitar durante el verano y las horas de mas calor, ya que una vez iniciado el camino, no encontrarás ningún tipo de opción en la que comprar bebida.

Panorámica sobre Formentera

Si antes te recomendábamos no olvidarte llevar agua al recorrer el Camí de Sa Pujada, la siguiente recomendación es que no te olvides llevarte el móvil bien cargado o la cámara de fotos, porque la panorámica de Formentera que tendrás desde casi todo el trazado del camino, te llevará a hacer un montón de fotos con las que llegar tu álbum de viaje o tu cuenta de Instagram.

Especialmente recomendable disfrutar de las vistas sobre la calita del Racó de Sa Pujada y también sentarse en el banco tallado en la piedra para tomarse un respiro.
En todo momento, respeta las cuerdas que marcan el margen de seguridad por el que transitar, mejor no arriesgarse a caer por el acantilado.